diumenge, 1 de febrer de 2015

DOCAMAR, HACIENDO BRAVAS DESDE 1963

Establecimiento: Docamar
28027 Madrid
Calle de Alcalá, 337
Tfn 91 367 83 17
Precio orientativo: a partir de 10€

Docamar

Unas bravas sublimes, pero también hay tortilla, tigres, oreja, morcilla, calamares... Los martes, cocido de puchero. Sin duda un 4 estrellas Pepa Pink.

LOCAL





Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
Regular
Espacio:
Grande_(80p)
Climatizado
Terraza
Distribución:
Buena
Iluminación:
Buena
Mobiliario:
Funcional
Cómodo
Sillas
Limpieza_servicios:
Buena
Secador_manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Clásica
Vinos:
Vinos de la Tierra
Vinos de otras tierras
IDIOMAS





Español






El Docamar está en la calle de Alcalá a la altura de la plaza de Quintana, esa donde los domingos se cambian cromos. Hace esquina, tiene terraza y unos barriles en la calle para fumadores y aglomeraciones interiores.
En la segunda planta hay un salón con un mobiliario actual y cómodo. Es un bar de tapas pero además puedes comer platos de carne, pescado, paella, fideuá, y los martes hacen cocido de puchero.

Ellos se anuncian como "Docamar, las mejores bravas desde 1963" y si no tienen razón, se acercan mucho, porque la verdad es que son espectaculares. Blanditas, de buen tamaño con salsa brava picante pero sin pasarse... La fórmula de la salsa es un secreto que transmiten de una generación a otra. Te la ponen en la mesa en una botella de DYC (o de coñac 103) y así puedes añadir más siempre que quieras, o a la tapa que te plazca.





Nosotros fuimos un domingo, casi rondando la una del medio día y ya empezaba a llenarse. La plaza Quintana estaba llena de mesas con montones de álbumes de cromos y de gente de todas las edades buscando alguno en concreto o simplemente curioseando. Los barriles del Docamar ya tenían algún fumador con su cañita y su plato de bravas y nosotros subimos rápidamente al salón a coger mesa. Hicimos una comida rápida a base de tapas:
Patatas bravas. No seré yo la que diga que no son las mejores del mundo, están de muerte. Y están blanditas, aunque crujientes por fuera también están muy buenas, la salsa es riquísima, y no pica tanto como para dormirte la lengua. Hay otras bravas, como las de Las Bravas, que están muy buenas también; o inventos, como las de Sergi Arola; o mediterráneas, como las del Bar Tomás en Barcelona... Cuestión de gustos.
Tortilla grande, que se nos ocurrió pedir la grande porque éramos 7 Carpantas y que al final tuvimos que llevarnos una tercera parte para casa. Estaba jugosita por dentro y con un chorro de salsa brava era impresionante. La próxima vez pedimos la pequeña, así comeremos otros platos.
Ensalada de queso de cabra, con el tomate pelado y una mezcla de lechugas, bastante sencilla pero con un gran resultado. Es que nuestra niña estaba saturada con tanta comida navideña.
Oreja a la plancha, que regamos en parte con la salsa brava. Bien hecha y cortada en trozos un poco grandes para mi gusto. Una típica ración madrileña.
Mejillones trigre, muy buenos y grandes. Cremositos y no muy picantes. Es una de mis tapas preferidas y cuando me animo a hacerlos me salen muy ricos.

Pincho moruno, con la carne tierna y acompañados de pan. Muy buenos también, no dudéis en pedirlos!!

Y de postre pedimos arroz con leche, tarta tatin y tarta de zanahoria. Los postres están un poco por debajo del resto de los platos. El arroz con leche llevaba clavo, no lo había visto nunca en un postre y le daba un sabor como fuera de lugar; la tarta tatin estaba poco jugosa y servida tal cual, sin nata o crema de leche, ni helado ni nada; la tarta de zanahoria tenia una capa blanca, con más gusto a mantequilla que a queso (frosting) y el bizcocho estaba poco dulce. Aún así nos los comimos casi todo. Lo que te digo, Carpantas que somos en esta familia!



Al final salimos a unos 15€ por cabeza, muy bien, no? Pero la próxima dejo los postres y me como otro plato de bravas o unos calamares, o los callos...
A ver si puedo ir algún martes y pruebo ese cocido, que tiene que estar de muerte!!!

4 comentaris:

  1. La RQP, impressionant....

    M'he quedat estorat... tot això per 15€ per cap, sembla impossible. Clar que si li sumo l'AVE ja no em surt tant bé... ;)

    Salutacions,

    ResponSuprimeix
  2. És el que té Madrid, molt més econòmic en restauració, transport públic, carreteres... En Catalunya paguem peatges i unes quantes coses més, però eh! que tenim platja! :-)

    En serio, echo de menos las tapas de Madrid y sobre todo, las bravas... snif

    Salut!

    ResponSuprimeix
  3. Posaria la mà al foc i et diria que he estat... He passat alguna temporada per Mordor (perdó... per Madrid... és que quasi s'escriu igual...) i tens tota la raó amb el que dius que és molt més econòmic i sobre tot, en qüestió de tapeo. Aquí no tenim aquesta cultura i allà es passen la vida als bars (i no és pas una crítica, eh?), i imagino que per això poden oferir aquests plats amb uns preus tan baixos...

    Els pocs cops que m'escapo per allà, acostumo a deixar-me portar per la família que tinc.

    Salutacions!

    ResponSuprimeix
  4. És un clàssic i conegut per les braves, si et guien els "Mordilianos" segur que hi has estat. :-)
    Això dels bars és altra cosa que trobo a faltar. Allà és habitual fer una canya al sortir de la feina gairebé cada dia. Aquí he d'anar sempre intentant arrossegar als companys (i no sempre es deixen)

    Salut!

    ResponSuprimeix