diumenge, 4 de febrer de 2018

THE LIGHTERMAN, EN LA NUEVA ZONA DE KING'S CROSS

Establecimiento: The Lighterman
NC1 4BH London, King's Cross
3 Granary Square
Tfn 020 3846 3400
Precio orientativo: £70

The Lighterman
3,0 - Vistas al canal, cómodo, buena atención.

Cocina británica en Granary Square, King's Cross, con vistas al Regent's Canal. Edificio de tres plantas, luminoso, con muy buena atención, platos de precios elevados y en bebidas se dispara, como es habitual en este país. Un 3 estrellas Pepa Pink.

LOCAL
Acceso:
Accesible
Aparcamiento:
Dificil
Espacio:
Grande (100 p)
Terraza
Distribución:
Amplia
Iluminación:
Ténue, también natural
Mobiliario:
Sillas
Bancos
Limpieza lavabo:
Correcta
Secador de manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
Higiene íntima
PERSONAL
CARTA
Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Corta
Vinos y cava:
Internacional
Otros:
Celebraciones
IDIOMAS
Inglés





Al norte de la famosa estación de King's Cross en la que Harry Potter se sube en el expreso a Hogwarts en el andén 9 y 3/4 (aunque te será más fácil subir en el Eurostar que va hasta París) está la Granary Square. Rodeada de edificios que antaño fueron una zona industrial que se abastecía desde el Regent's Canal con las barcazas que llegaban cargadas de mercancias, el patio donde se recepcionaban es ahora una plaza cubierta de fuentes y hamacas, que se abre al Regent's Canal con unas gradas tapizadas de césped artificial. Los edificios se han restaurado y destinado a diferentes actividades de formación, exposiciones artísticas, eventos musicales, supermercado y unas cuantas ofertas gastronómicas.
Una de ellas es The Lighterman, un edificio de tres plantas que llega hasta el canal y que debe su nombre a los conductores de aquellas barcazas: los "ligthers". Con terrazas en los tres niveles y paredes de vidrio en tres caras, el interior del edificio combina madera y metal, un estilo industrial aunque acogedor ya que durante el día la luz natural y las vistas al canal y la plaza le proporcionan un encanto especial. Durante la noche una iluminación interior tenue consigue un ambiente romántico.
La carta ocupa la cara de un folio e incluye unos entrantes fríos, diferentes tostadas y ensaladas, las típicas empanadas británicas (pie) y diferentes opciones de carne y pescado. Todas las guarniciones se pagan aparte, ya sean patatas, verduras, puré...

La carta de vinos es extensa y carísima. Encontramos un par de vinos catalanes, un par de cavas, unos cuantos más Rioja, algún Albariño, muchos franceses, incluidos Champange, unos cuantos italianos y por supuesto, británicos. Es curioso que los ordenan primero por copas, luego por tipos: espumosos, Champange, rosado, naranja (y aquí ponen el Albariño), "los de casa" (los británicos) y luego hacen una subclasificació de blancos y tintos con apartados segun caracteristica principal (aromàtico, con cuerpo, etc...) y ordenados por precio, hasta el punto que tienen un apartado titulado push the boat out, algo así como "para tirar la casa por la ventana", con vinos desde 55 a más de 200 libras. Acaban el listado con un apartado de vinos "diferentes" donde colocan el Jurançon o el Pedro Ximénez. Por supuesto también hay cervezas, whiskys, brandys, rones...

Llegamos con una reserva y nos indicaron subir al primer piso (hay ascensor). Ya en la mesa nos recogieron los abrigos para llevarlos al guardarropa y nos dejaron la carta a la vez que traían una botella de agua (del grifo) y preguntaban si nos apetecía algún cóctel para empezar. El local estaba lleno y el sonido ambiente bastante elevado. Cogimos la carta de vinos y nos quedamos en el apartado de los tintos intentando no tirar la casa por la ventana y nos decidimos por un francés natural (¡que miedo!) Gamay de Savoie, de la bodega Domaine Giachino, que al final nos gustó y todo. No quiero pensar que nos gustó por las 35 libras que costó sabiendo que en Tarragona se encuentra por unos 10 €.
Empezamos con Sharing Bermondsey charcuterie & British cheese board, pickles, un enorme plato de embutidos (algo así como decir "embotits de Vic") para compartir que nos gustó mucho, la verdad es que nos sorprendió. Y los quesos que venían en la tabla, como no, un cheddar curado y fuerte y un stilton que te hacía llorar de emoción. Pedimos una ración extra de pan par poder acabarlo todo aunque los pepinillos apenas los probamos.
Como plato principal escogimos carne. Para Santi 270 g dry-aged ribeye, la parte magra de un chuletón de vaca vieja. El acompañamiento se pide (y paga) aparte. Santi pidió patatas fritas y fue un poco decepcionante que fueran congeladas, pagando £3,5 por ración. La carne muy buena, eso sí, y al punto que de pidió. En la foto ya está empezada la carne.
Para mi 28 day dry-aged Lake District sirloin,  un solomillo de 28 días de maduración de una zona montañosa al norte de Inglaterra. Delicioso, tierno y con sabor. El acompañamiento purple sprouting broccoli, chilli, garlic & parmesan, bastante mejor que las patatas congeladas fritas.
La carta de postres es de precio fijo: 6,5 libras y sugieren un maridaje para cada uno desde 7 a 9 libras. Al final compartimos un sticky toffee pudding con helado de vainilla. Muy dulce, pero me encantó. Suave, calentito en contraste con el helado y con el caramelo fundido en el fondo... Muy rico.

La cuenta un disparate, y eso que llevábamos un regalo de Navidad de mi amiga Isabela de 
£70. Subió a 117,50 más el 12,5% de propina, total 132,18 libras para dos personas. Si tomas un cóctel de aperitivo se va la cuenta a 80 o 90 por persona. Libras, claro.
La cantidad de comida fue más que suficiente y la calidad muy buena, a excepción de las patatas fritas (pedimos salsa bearnesa para mejorarlas). El local es muy acogedor y con bonitas vistas, la atención muy buena, muy atentos y rápidos entre platos. Los baños con ese defecto de tener las tapas más pequeñas que la cerámica y que ya he visto en la mayoría de lavabos de Londres. El defecto del local es la sonoridad, aunque en la planta baja está el bar y esperas que al subir haya un poco más de silencio no es así. Las paredes de vidrio absorben poco más de la mitad del sonido que se emite dentro de la sala por lo que las ondas quedan por allí, molestando... Aunque los precios son un poco más elevados que los del resto de las ofertas de restauración de la zona, The Lighterman siempre está lleno y es un lugar ideal para tomar una copa en las tardes o noches, o desayunar junto al canal. Y los domingos hay Sunday roast!!! Será cuestión de ir en verano y quedarse en la terraza.

4 comentaris:

  1. El que vareu menjar, és prou atractiu... I ja no et parlo del stilton... :)

    Però conyo amb els preus.... :(

    I m'alegra que facin la carn al punt. Jo no sé si quan vaig allà, vaig a llocs senzills o no m'explico bé, que sempre m'arriba més feta del que vull... I em fa molt de fàstic la carn massa cuita...

    D'uns estada de 14 dies a Montreal, que vaig empalmar amb una de 15 dies a London, a la tornada havia avorrit la carn de vedella, doncs als dos llocs sempre m'arribava "cremada" i recordo una hamburguesa en un pup, que quasi em converteix en vegà per culpa de la cocció... Però ja entenc que a llocs més luxosos, deuen ser més afinats en les coccions.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Molt sorprenents els embotits, i els formatges espectaculars.
      No és que el lloc sigui luxós, està de moda i jo crec que per això apugen els preus, que ja per a nosaltres és més alt en comparació...
      De moment hem tingut sort i a UK sempre hem menjat la carn "raw, rare, medium rare" :-)

      Salut!

      Suprimeix
  2. Ja pot ser maco el lloc, ja... Per aquest preu (150 € al canvi si no vaig errat) em dono un veritable festival càrnic a casa i a més, amb un vi de veritat... :-)

    Penso que no seria la meva primera opció la d'un tall de carn. M'agradaria més conèixer la gastronomia d'aquell país, si és que no té riscos seriosos per la meva salut, es clar... No m'han parlat gaire bé de la seva cuina. Això si, el Stilton és insuperable i un dels formatges que més m'agraden.

    Salut!!

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. "A casa", vols dir a casa teva o a un restaurant de Catalunya? És clar que a casa d'un mateix es menja per menys diners, jo puc fer la compra de la setmana amb 150 € :-DDD
      Per la salut no he patit mai allà, altra cosa és el paladar :-) I del Stilton no parlo, que només de pensar-lo ja m'engreixo. Com pot ser que estigui tan cremós i bo???

      Salut!

      Suprimeix