diumenge, 6 de novembre de 2016

THE QUINCE TREE, UN OASIS EN LONDRES

W9 2PH London
Clifton Nurseries, 5a, Clifton Villas
Tfn 020 7432 1867
Precio orientativo: £20

The Quince Tree

Restaurante ubicado dentro de un invernadero, relax total para desayunar, tomar un brunch o comer. Atención calmada y poco empática. Un 3 estrellas Pepa Pink.

LOCAL
Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
Fácil
Espacio:
Medio (50 p)
Terraza
Distribución:
Amplia
Iluminación:
Natural
Mobiliario:
Cómodo
Sillas
Limpieza lavabos:
Buena
Secador manos:
Aire
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Cartulina
Vinos:
Francia e Italia 
Pimm's, Spritz, cerveza 
IDIOMAS





English






Una de las zonas más encantadoras de Londres es la de Little Venice. Desde allí puedes remontar hacia el cementerio de Kensal Green o dejarte llevar por la corriente hasta Regent's Park y llegar a Camden. Los canales están salpicados de restaurantes de diferentes categorias, incluidos de tipo pub, o barcos que disponen cuatro mesas y sillas a modo de terraza improvisada. De hecho, a lo largo del canal hay barcos vivienda, bibliotecas, tiendas...
Muy cerquita de Rembrandt Gardens hay un vivero y en su interior está The Quince Tree. Una parte es terraza y la otra está dentro de un invernadero blanco. Todo es silencioso y tranquilo, se escuchan cantos de pájaro y algún ruido de cubiertos y platos.
Hubiera preferido ir a la hora del brunch para comer unos huevos benedictine pero no pudo ser y en la carta del lunch no están. Pedimos unas cervezas y agua a una camarera bastante distante y después de ojear la carta nos decidimos por compartir una ensalada y después un plato para cada uno. Las raciones no son muy abundantes y la cocina es tipo saludable, organic food, km0, bastantes platos para vegetarianos y precios altos en las bebidas.

La garden, con lechuga, judías verdes, pepino, tomates cherry, patatas, aceitunas, huevo de codorniz y tostadas de pan de centeno, con crema de balsámico por encima. (£10.50) Todo fresco y de proximidad, nada de lechugas de bolsa, abrir y servir.
Para nuestra amiga Nagore el slow roasted lamb shoulder flatbread, paletilla de cordero asado lentamente, servido sobre un pan de pita untado con humus y aliñado con rábano, berros, rabanitos, cilantro y yogur de menta y lima (£12.50). Tenía buena pinta y a Nagore le encantó.
Santi pidió el solomillo, con berros, patatas fritas y salsa bearnesa. Steak frites (£16). Correcto de punto de parrilla y la salsa bearnesa bastante buena.
Y para mi the scrumper, con aguacate, huevos escalfados, setas a la plancha, tomate, humus, chutney de pimiento  sobre una tostada de pan de centeno (£9.50). Un plato muy rico y ligero apto para vegetarianos.
La cuenta subió a unas 19 libras por persona, claro que las bebidas suman bastante: cerveza a £4,25, café y té a £2,95. El postre lo tomamos junto al canal, en la terracita de un barco-cafetería, crumble de manzana con unos tés, que salió por poco menos que en The Quince Tree pero claro, la Little Venice no es una zona muy económica.

Muchas gracias Nagore, por enseñarnos este oasis dentro de Londres.

2 comentaris:

  1. Aquest se'm va passar de llegir diumenge.

    Curiós això d'un restaurant en un hivernacle.

    Però bona pinta!!.

    Salutacions!!

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Sí, la ubicació és peculiar, un lloc "con encanto" :-)
      El menjar amb racions justetes però saboroses.

      Salut!

      Suprimeix