diumenge, 27 de juny de 2021

LA NOBIA, EL IRREVERENTE DE LAVAPIÉS

La Nobia
28012 Madrid
Calle Salitre, 45
tel. 91 001 59 67
Precio orientativo: 35 €
VER en FACEBOOK VER en INSTA VER la WEB
4,5
4,5 - Cocina y atención en un espacio singular.





Cocina creativa, internacional y de mercado. Platos tradiconales o no. Carta ecléctica, atención fantástica y espacio singular. Precios correctos en platos, subiditos en postres. Son un 4,5 estrellas Pepa Pink.

LOCAL
Acceso:
Pequeño escalón
Aparcamiento:
Dificil
Zona azul
Espacio:
Mediano (40 p)
Distribución:
Amplia
Iluminación:
Correcta
Mobiliario:
Sillas
Limpieza lavabos:
Buena
Secador de manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL
CARTA
Vestuario:
Informal
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Pizarra
Vinos y cavas:
Seleccionados por La Fisna
Otros:

IDIOMAS
Castellano


El local de La Nobia era una vaquería, después la Peña Atlética Mediodía y luego una cafetería. En octubre del 2018 abrió sus puertas con estilo diferente en el barrio de Lavapiés.

Las paredes se han quedado desnudas como una obra sin acabar y las han cubierto con cuadros y murales de arte urbano transgresor de Ze Carrion. Cuando ves su mural delante de la cocina entiendes por qué es La Nobia, con b.

El espacio se divide en tres, una entrada con un comedor pequeño y mesas altas, una barra y el pasillo que te lleva a un comedor más grande con vistas a la cocina. Para entrar hay un escalón muy pequeñito y luego todo el local y el lavabo es adaptado.

Mesas desnudas de madera clara contrastan con el hierro negro de los taburetes altos y la colorida tapiceria de los sillones bajos escogida por la Sra. Wood, una tienda de muebles y decoración con espíruto de reclicar y mucho arte del barrio de Lavapiés, así todo queda en casa.

La carta de La Nobia

En 2020 llegó un nuevo chef (Juan Rioja) y como venía de recorrer el mundo y como Lavapiés es un crisol de culturas, hizo una carta con platos castizos del barrio, platos internacionales y platos fusionados. Y asentó el término "castizotaberna" en La Nobia.

Los viernes hay cocido madrileño y platos como la oreja, bocata de calamares o callos a la madrileña estaban en la carta antes de la pandemia. (Esperemos que vuelvan todos)

Siempre hay algún plato vegano, como la coliflor tandori o el arroz meloso con setas y tomillo.
Además del pez limón o la dorada, las albondigas de pollo o la costilla de vaca añeja, no hay que perderse los platos fuera de carta.
De muchos de los platos se puede pedir medio, así, si vas en pareja puedes probar más cositas.

Los postres, dos o tres, están bien pero según mi opnión sin llegar a nivel de los platos y un poco subidos de precio con relación al resto de la carta y espacio.

Para beber hay una pizarra con las cervezas, incluídas artesanas. Los vinos han sido seleccinados por La Fisna, una bodega del barrio. A mi, que siempre me gusta beber vinos de la zona en la que estoy, me pareció que había pocos vinos de Madrid, pero claro, entiendo que hay D.O. más interesantes.


Platos que comimos en La Nobia

Íbamos 3 y optamos por compartir todos los platos y atendiendo a gustos personales. Al llegar nos sirivieron unas aceitunas verdes aliñadas y después de escuchar los platos fuera de carta hicimos nuestra selección.
El pan llegó enseguida, calentito, y pedimos un Tío Uco y cerveza.

Platos y medios platos
Empezamos con alcachofa a la brasa con Idiazábal y anchoa del Cantábrico. Muy bueno aunque un poco justito de anchoa.

Pedimos media de croquetas de coco y boniato asado, fantásticas. Este es uno de los platos veganos de la carta. Son dulces, así que es una buena opción para postre.

De fuera de carta, hueso con tuétano a la brasa con navajas y vinagreta, que estaba bien, pero me gusta muchísimo el tuétano y esta vinagreta le tapa el sabor.

Un plato fusión perfecto y delicioso, también de fuera de carta, los nems de ropa vieja con mayonesa de pepino. Que gran idea poner ropa vieja del cocido madrileño en un rollito vietnamita. No debimos pedir media.

La tortilla de patata con mejillones en escabeche poco hecha puede parecer una novedad pero yo ya la había probado en Sant Joan Despí, en el Depinyol vermell (ya cerrado por jubilación). Exquisita.

Otro plato (medio) que nos encantó fue la oreja crujiente con parmentier y salsa brava. Plato obligado en próxima visita.Y acabamos con el cordero meloso en su jugo con miel y berenjena a la llama. Perfecto, riquísimo, limpio.

Postre
Nos excedimos pidiendo los tres postres de la carta. El primero, tarta de queso azul potente y nada dulce, casi que es mejor comerla con pan, un poco extraña... El crumble, espuma de mango con crujiente de chocolate blanco estaba bien, pero prescindible, y eso que soy fan del mango. El que nos gustó mucho fue la esponja de chocolate con crema de chai y ralladura de jengibre, este sí que es un postre para acabar bien la comida y repetir en otra ocasión.

Para beber
Un par de cervezas Alhambra y una botella de vino Tío Uco 2018, D.O. Toro, de la bodega Alvar de Dios.

La cuenta

Nos pasamos un poco, como casi siempre y salimos a 40 € por persona pero con 5 o 10 € menos también se puede comer muy bien. El precio es correcto, no tanto en los postres. Lo encuentro excesivo y más cuando no nos acabaron de convencer (menos la esponja de chocolate).

Resumen de La Nobia

  • Local cómodo, con una estética que no te dejará indiferente. Música de fondo muy agradable.
  • Personal muy atento y profesional.
  • Cocina tradiconal, actual y fusionada con buenas ideas y platos. Opción de medios platos y buena cadencia en el servicio.
  • Precios correctos, postres un poco elevados.
  • Medidas Covid: Gel hidroalcohólico, distancia entre mesas, carta pizzarra (y plastificada si es necesario).

La Nobia es la compañera y complemento de Juan Raro, ubicado muy cerquita, como no.
Juan Raro tiene cocina abierta desde por la mañana, empieza con desayunos, luego menú diario y tartas y zumos durante el día para que hagas un descanso en su terraza.
Pero no os cuento más, a Juan Raro ya iremos en nuestro próximo viaje a Madrid.

2 comentaris:

  1. El plat que em tira més és l'orella....😊

    Per la resta, no sé que dir... Al «tuetano», també li trobo masses coses de més. Quan una cosa és bona, no vull additius..

    Una mica com les ostres, que tothom hi vol fer invents i jo les vull al natural

    Salut!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. L'orella, els nems, les croquetes, el xai... Tenen plats molt bons, ara que el moll de l'os estava massa acompanyat, a mi també m'agrada més sense additius.

      Un local amb el seu puntet diferent. Llàstima que ja no hagués "el cocido del viernes" pel bon temps.

      Salut!

      Elimina