dimecres, 30 de juny de 2021

SIDRERÍA ASQUAS, MUY BUENOS CACHOPOS

Sidrería Asquas
28760 Tres Cantos
Av. Viñuelas, 48
tel. 918 04 37 89
Precio orientativo: 25 €
Menú diario: 14 €
VER en FACEBOOK VER en INSTA VER la WEB
3,5
3,5 - Buena cocina y precio.





Cocina asturiana, tradicional. Salones grandes, terraza con toldos. Buenos precios pero atención un poco lenta, aunque atentos. Local no accesible a PMR. Son/es un 3,5 estrellas Pepa Pink.

LOCAL
Acceso:
Escalón alto
Aparcamiento:
Zona azul
Espacio:
Grande (60 p)
Terraza
Distribución:
Amplia
Iluminación:
Correcta
Mobiliario:
Sillas
Trona bebé
Limpieza lavabos:
Buena
Secador de manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL
CARTA
Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Un poco lentos
Presentación:
QR
Vinos y cavas:
Vinos y sidras
Otros:
Servicio a domicilio
IDIOMAS
Castellano



La Sidrería Asquas lleva casi 10 años abierta en Tres Cantos.
Es un local clásico, tradicional en decoración y cocina. Mesas con manteles blancos, incluso en la terraza y personal con uniforme con chaleco.

La terraza está en la calle peatonal, la sidrería en la planta baja de un edificio elevado así que desde la terraza hay que subir un tramo de escaleras. Para entrar a la sidrería hay un escalón bastante alto y los lavabos no son adaptados, si embargo los salones son amplios.
Recomiendo quedarse en la terraza si te cuesta subir escalones, yo entré con ayuda de mi familia.

La carta de la Sidrería Asquas

Cocina tradicional asturiana con Cabrales, Gamoneu, queso mayau, pastel de cabracho, fabada, verdinas con marisco, changurro, fritura de pixín, chuleta y como no, cachopo.
Claro que hay más pescados, carnes y entrantes, a gusto de todos.

En los postres no falta el arroz con leche, los frixuelos y las casadiellas, entre otros.
Entre semana hay un menú por 14 € muy completo.

La carta de vinos no la vimos, mi hermano quería sidra así que no os puedo decir. Imagino que un poco de todo.

Platos que comimos en la Sidrería Asquas

Una comida familiar cerca de casa de mi hermano. Él ha venido aquí más veces con amigos y ya sabe que el cachopo está muy bueno.

Al llegar nos sirvieron unas chistorras a la sidra y el cesto de pan. Potentilla la chistorra.
Pedimos unos entrantes, demasiados, y cachopos.

Entrantes
Una ensalada sidrería, la clásica con lechuga, atún, huevo duro, tomate y cebolla roja. Completita y muy rica.

Unos torreznos de secreto ibérico con patatas revolconas, para mi un poco fuerte el ahumado del pimentón de las patatas, pero es cosa mía.

Un pastel de cabracho con mahonesa, salsa rosa y tostadas, muy rico con cualquiera de las dos salsas.

Y como a mi cuñada le encantan, un par de platos de patatinas al Cabrales (a nuestra manera) que es que las patatas van laminadas y fritas a modo de milhojas. Ya las he comido en otros sitios y es difícil conseguir que no queden aceitosas.

Principales
Para mi sobrinilla unos huevos estrellados con patatas y jamón ibérico que acabamos entre el resto de la mesa porque para una niña de 7 años es un plato bastante grande.

Para nosotros un cachopo de ternera asturiana, jamón ibérico y queso Tres Oscos y medio cachopo de Ternera asturiana, cecina de vaca y queso ahumado. Ambos deliciosos y con una fritura muy buena, nada aceitosa y uniforme. Venían acompañados de patatas y salsa de Cabrales. Yo prefería el primero 😋

Postre
Como ya estábamos con la tripita llena sólo pedimos un postre, frixuelo relleno de crema de castañas y chocolate caliente. Nos avisaron que no les quedaba crema de casatañas y les dijimos que pusieran nata o alguna otra cosa. El frixuelo llegó solo con el chocolate caliente y en la cuenta con su precio completo. Poco detallistas...

Para beber
Bebimos sidra y agua. Para la sidra hay un aparatito en el que colocas el vaso, aprietas un botón y escancia la sidra (no hay foto). Mi sobrina se lo pasó pipa poniendo culines. Nos bebimos tres botellas.

La cuenta

Con los cafés (el agua no se paga aparte en Madrid) salimos a poco más de 23 por cabeza. Un precio muy correcto para todo lo que pedimos y que acabámos llevandónos a casa.

Resumen de la Sidrería Asquas

  • Local cómodo con una buena terraza. No accesible a PMR.
  • Buena atenció aunque un poco lenta. Los entrantes llegaron bien, los segundos tardaron bastante.
  • Personal variado. Aunque hay bastante personal, hay un chico que se lleva los platos vacíos de uno en uno. 
  • Cocina muy buena, tradicional, con buenos productos.
  • Precios muy ajustados y raciones generosas.
  • Medidas Covid: Gel hidroalcohólico, distancia entre mesas, carta en QR.

Si te gusta el cachopo aquí lo hacen muy bueno. Si volvemos (mi hermano seguro que sí) yo pediría ensalada, pastel de cabracho y luego el cachopo, que ya lleva patatas y salsa al Cabrales.
Pero mejor vuelvo cuando este "más operativa" que me costó mucho entrar y llegar al lavabo.

diumenge, 27 de juny de 2021

LA NOBIA, EL IRREVERENTE DE LAVAPIÉS

La Nobia
28012 Madrid
Calle Salitre, 45
tel. 91 001 59 67
Precio orientativo: 35 €
VER en FACEBOOK VER en INSTA VER la WEB
4,5
4,5 - Cocina y atención en un espacio singular.





Cocina creativa, internacional y de mercado. Platos tradiconales o no. Carta ecléctica, atención fantástica y espacio singular. Precios correctos en platos, subiditos en postres. Son un 4,5 estrellas Pepa Pink.

LOCAL
Acceso:
Pequeño escalón
Aparcamiento:
Dificil
Zona azul
Espacio:
Mediano (40 p)
Distribución:
Amplia
Iluminación:
Correcta
Mobiliario:
Sillas
Limpieza lavabos:
Buena
Secador de manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL
CARTA
Vestuario:
Informal
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Pizarra
Vinos y cavas:
Seleccionados por La Fisna
Otros:

IDIOMAS
Castellano


El local de La Nobia era una vaquería, después la Peña Atlética Mediodía y luego una cafetería. En octubre del 2018 abrió sus puertas con estilo diferente en el barrio de Lavapiés.

Las paredes se han quedado desnudas como una obra sin acabar y las han cubierto con cuadros y murales de arte urbano transgresor de Ze Carrion. Cuando ves su mural delante de la cocina entiendes por qué es La Nobia, con b.

El espacio se divide en tres, una entrada con un comedor pequeño y mesas altas, una barra y el pasillo que te lleva a un comedor más grande con vistas a la cocina. Para entrar hay un escalón muy pequeñito y luego todo el local y el lavabo es adaptado.

Mesas desnudas de madera clara contrastan con el hierro negro de los taburetes altos y la colorida tapiceria de los sillones bajos escogida por la Sra. Wood, una tienda de muebles y decoración con espíruto de reclicar y mucho arte del barrio de Lavapiés, así todo queda en casa.

La carta de La Nobia

En 2020 llegó un nuevo chef (Juan Rioja) y como venía de recorrer el mundo y como Lavapiés es un crisol de culturas, hizo una carta con platos castizos del barrio, platos internacionales y platos fusionados. Y asentó el término "castizotaberna" en La Nobia.

Los viernes hay cocido madrileño y platos como la oreja, bocata de calamares o callos a la madrileña estaban en la carta antes de la pandemia. (Esperemos que vuelvan todos)

Siempre hay algún plato vegano, como la coliflor tandori o el arroz meloso con setas y tomillo.
Además del pez limón o la dorada, las albondigas de pollo o la costilla de vaca añeja, no hay que perderse los platos fuera de carta.
De muchos de los platos se puede pedir medio, así, si vas en pareja puedes probar más cositas.

Los postres, dos o tres, están bien pero según mi opnión sin llegar a nivel de los platos y un poco subidos de precio con relación al resto de la carta y espacio.

Para beber hay una pizarra con las cervezas, incluídas artesanas. Los vinos han sido seleccinados por La Fisna, una bodega del barrio. A mi, que siempre me gusta beber vinos de la zona en la que estoy, me pareció que había pocos vinos de Madrid, pero claro, entiendo que hay D.O. más interesantes.


Platos que comimos en La Nobia

Íbamos 3 y optamos por compartir todos los platos y atendiendo a gustos personales. Al llegar nos sirivieron unas aceitunas verdes aliñadas y después de escuchar los platos fuera de carta hicimos nuestra selección.
El pan llegó enseguida, calentito, y pedimos un Tío Uco y cerveza.

Platos y medios platos
Empezamos con alcachofa a la brasa con Idiazábal y anchoa del Cantábrico. Muy bueno aunque un poco justito de anchoa.

Pedimos media de croquetas de coco y boniato asado, fantásticas. Este es uno de los platos veganos de la carta. Son dulces, así que es una buena opción para postre.

De fuera de carta, hueso con tuétano a la brasa con navajas y vinagreta, que estaba bien, pero me gusta muchísimo el tuétano y esta vinagreta le tapa el sabor.

Un plato fusión perfecto y delicioso, también de fuera de carta, los nems de ropa vieja con mayonesa de pepino. Que gran idea poner ropa vieja del cocido madrileño en un rollito vietnamita. No debimos pedir media.

La tortilla de patata con mejillones en escabeche poco hecha puede parecer una novedad pero yo ya la había probado en Sant Joan Despí, en el Depinyol vermell (ya cerrado por jubilación). Exquisita.

Otro plato (medio) que nos encantó fue la oreja crujiente con parmentier y salsa brava. Plato obligado en próxima visita.Y acabamos con el cordero meloso en su jugo con miel y berenjena a la llama. Perfecto, riquísimo, limpio.

Postre
Nos excedimos pidiendo los tres postres de la carta. El primero, tarta de queso azul potente y nada dulce, casi que es mejor comerla con pan, un poco extraña... El crumble, espuma de mango con crujiente de chocolate blanco estaba bien, pero prescindible, y eso que soy fan del mango. El que nos gustó mucho fue la esponja de chocolate con crema de chai y ralladura de jengibre, este sí que es un postre para acabar bien la comida y repetir en otra ocasión.

Para beber
Un par de cervezas Alhambra y una botella de vino Tío Uco 2018, D.O. Toro, de la bodega Alvar de Dios.

La cuenta

Nos pasamos un poco, como casi siempre y salimos a 40 € por persona pero con 5 o 10 € menos también se puede comer muy bien. El precio es correcto, no tanto en los postres. Lo encuentro excesivo y más cuando no nos acabaron de convencer (menos la esponja de chocolate).

Resumen de La Nobia

  • Local cómodo, con una estética que no te dejará indiferente. Música de fondo muy agradable.
  • Personal muy atento y profesional.
  • Cocina tradiconal, actual y fusionada con buenas ideas y platos. Opción de medios platos y buena cadencia en el servicio.
  • Precios correctos, postres un poco elevados.
  • Medidas Covid: Gel hidroalcohólico, distancia entre mesas, carta pizzarra (y plastificada si es necesario).

La Nobia es la compañera y complemento de Juan Raro, ubicado muy cerquita, como no.
Juan Raro tiene cocina abierta desde por la mañana, empieza con desayunos, luego menú diario y tartas y zumos durante el día para que hagas un descanso en su terraza.
Pero no os cuento más, a Juan Raro ya iremos en nuestro próximo viaje a Madrid.

diumenge, 20 de juny de 2021

L'ESTABLIMENT, ARROCES Y VISTAS EN EL PALMAR

L'Establiment
46012 El Palmar, Valencia
Camino de L´estell, s/n
tel. 961 620 100
Precio orientativo: 40 €
VER en GOOGLE VER en FACEBOOK VER en INSTA
4,0
4,0 - Arroces, cocina valenciana.





Cocina tradicional valenciana en plena Albufera. Arroces hechos con leña, all i pebre, paella valenciana... Muy buena atención, embarcadero desde la terrassa y precios muy correctos. Son un 4 estrellas Pepa Pink.

LOCAL
Acceso:
Terraza accesible
Aparcamiento:
Propio
Espacio:
Grande (80 p)
Terraza
Distribución:
Amplia
Iluminación:
Natural
Mobiliario:
Sillas
Limpieza lavabos:
Buena
Secador de manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
Artículos de higiene femenina
PERSONAL
CARTA
Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
QR
Vinos y cavas:
De la Tierra
De otras tierras
Otros:
IDIOMAS
Castellano
Catalán



L'establiment está en El Palmar, en el corazón del Parque Natural de La Albufera de Valencia y justo a final del pueblo separado del bullicio turístico que lo llena de buscadores de la auténtica paella valenciana.
Estamos en un restaurante familiar, ahora regentado por dos hermanas, que cumplirá 40 años el 2022.

Tiene aparcamiento propio y desde la terraza también embarcadero propio. Puedes pedir un paseo en barca por La Albufera en la tradicional barca con "perxa", como si estuvieras en un capítulo de "Cañas y barro".
La terraza es accesible pero los comedores interiores no completamente, hay pequeñas barreras debido a los cierres acristalados.

Las mesas son amplias, con manteles y servilletas blancos, alguna decoración y cubiertos y vajilla clásica.

Desde las mesas del comedor con vistas a La Albufera se puede disfrutar de una cena romántica con la puesta de sol.

La carta del Restaurante L'Establiment

Con una cocina tradicional valenciana y con productos de La Albufera y de proximidad, los platos incluyen entrantes basados en productos del mar, embutidos de la zona y verduras de temporada.
La carta se muestra con QR pero también hay sugerencias del día.

Los arroces son los protagonistas, secos y melosos, y se complementan con tapas, ensaladas y opciones de pescado y carne.
Algunos platos se hacen por encargo así que tenlo en cuenta a la hora de hacer la reserva.

Los postres, caseros, también tienen alguno fuera de carta que merecen la pena ser escuchados.

A la hora de pedir vino, diversas opciones y precios pero si no te decides, el personal de sala te puede aconsejar con bastante acierto.

Platos que comimos en L'Establiment

En esta comida éramos un grupo de 7, compartimos unos entrantes y pedimos dos arroces para tres personas cada uno. Al llegar nos sirvieron una crema de calabaza de aperitivo.

Pedimos pan y ajoaceite y llegó el tradicional y otro con ajo negro, más suave.

Entrantes
Pedimos varios para poder probar un poco y empezamos con el esgarraet con mojama. Muy bueno. El esgarraet es una especie de pisto, además el plato llevaba una salsa parecida al romesco. La mojama, una salazón de atún, está mejor con un poco de aceite, pedí y nos trajeron Lágrima, de la variedad serrana, de la Cooperativa de Viver. Un aceite espectacular.


Las croquetas de bacalao tenían textura y sabor de buñuelos, muy ricas. El platillo de langostinos salteados con jamon estaban para dejar el plato limpio.


Acabamos los entrantes con unas clóxinas al vapor y un all i pebre de anguila. Los dos muy buenos, productos de la Terreta.


Arroces
Uno era el arroz de pato, boletus y foie muy bueno en sabor, punto de cocción, aroma... una delicia de arroz. El otro, un arroz del señoret, con todo pelado, listo para comer y con socarraet.


Postre
Solo un par de postres, una teja de almendra con helado de turrón y chocolate fundido riquísima. Fuera de carta, unas trufas caseras muy buenas. (No hay foto).

Para beber
Además del agua y cervezas, bebimos un par de botellas de La Vella, D.O. València, con malvasía. Buen vino de la bodega Can Leandro, de Ontinyent. Para acabar, después de los cafés y carajillo, nos trajeron una bandeja de licores para que hiciéramos la sobremesa.

La cuenta

El tiquet de la mesa de 7 personas, con arroz para 6 (que incluso sobró y alguno se lo llevó) resultó a unos 40 € por persona. Un precio correcto conforme la calidad y elaboración de los platos y el espacio, atención, entorno...

Resumen del Restaurante L'Establiment

  • Local cómodo, con vistas preciosas, sobre todo si el arrozal está inundado.
  • Personal atento, amable y profesional. 
  • Cocina tradicional valenciana con productos de la zona.
  • Precios correctos conforme a la cocina, atención y espacio.
  • Medidas Covid: Gel hidroalcohólico, distancia entre mesas, carta en QR.

Como extra tienes la barca que te puede recoger en la misma terraza del restaurante y darte un paseito por La Albufera.
Además, la opción de cenar te permite disfrutar de una puesta de sol fantástica.
Un restaurante para disfrutar y no solo con el paladar.