diumenge, 14 d’abril de 2019

TARAMBANA, LES BANDERES NO ES MENGEN

Establiment: Tarambana - Espai cultural i gastronòmic
08440 Cardedeu
Carrer Bellsolar cantonada carrer Barcelona
Tfn 93 871 16 55
Preu orientatiu: 25 €
Menú cap de setmana: 19,50 €

Tarambana, espai cultural i gastronòmic

2,5 - Atenció molt lenta, plats justets.
Cuina catalana, tradicional, en un local diàfan, ample i còmode. Atenció millorable, preu descompensat. 2,5 estrelles Pepa Pink.

LOCAL
Accés:
Accessible
Aparcament:
Zona blava
Espai:
Gran (60 p) Terrassa
Distribució:
Ampla
Il·luminació:
Correcta
Mobiliari:
Cadires
Trona bebè
Neteja serveis:
Bona
Assecador de mans:
Paper
Canviador:
Extres:
No
PERSONAL
CARTA
Vestuari:
Uniforme
Amabilitat:
Eficàcia:
Millorable
Presentació:
Pissarra
Curta
Vins i caves:
De la Terra
Altres:
Actuacions musicals
IDIOMES
Català
Castellà



Local diàfan, una nau enorme però ben climatitzada i lluminosa amb una decoració industrial i murals artístics, la majoria de caire reivindicatiu. També hi ha escenari i sales d'assaig o per diferents activitats culturals.
Les taules, de diferents formes i mides per poder encabir comensals en grup més nombrosos. El local estava ple de families, amb nens o sense, grups d'amics, parelles... En veure que estava tant ple vam pensar que dinaríem bé.


Cuina de l'espai Tarambana

Una cuina amb un gran finestral permet veure el personal que treballa davant dels fogons.
La carta es mostra en un pissarra que porten a la taula i ofereix un menú amb plats de cuina tradicional per 19,50 € amb beguda, postres o cafè. A la seva web diuen que utilitzen productes km 0, ecològics, massa mare pel pa, productors propers, artesans...
L'atenció és molt lenta i com aquell dia només hi havia dos pissarres, l'espera perquè arribi a taula també requereix el seu temps. Alguna taula li va donar el mòbil a la cambrera perquè fes una foto al menú i agilitzar el temps d'espera.
Vam demanar un parell de cerveses i vam esperar que arribés la pissarra.


Plats de l'espai Tarambana

D'entrants vam demanar un parell de plats per compartir, uns muscles a la brasa a l'estil Tarambana que tenien una salsa bastant pujada de sal i que em va costar menjar. Al comentar-li a la cambrera em va dir que no li posaven sal, que els bullien sense afegir res. Que no eren a la brasa???? Les carxofes a la brasa amb salsa romesco estaven prou bones, no tant el romesco però és el que té ser de Tarragona, que per aquesta zona el fan molt bo.

De segons vam demanar peus de porc a la brasa que venien fets més aviat a la planxa i amb unes patates com en samfaina. Pel Santi un pollastre de corral a la brasa amb una patata al caliu. El color i sabor del pollastre no semblava que aquest pollastre hagués corregut molt, devia ser un corral petit.


Per postres un flam de mató molt bo i un pa de pessic amb ratafia molt gustós.
El compte no va pujar gaire més de 20 € per cap.


Resum de l'espai Tarambana


  • Els temps per atendre, el sistema de portar les pissarres d'una taula a l'altra, el temps entre plats, tot molt lent, molt tranquil...
  • Els plats una mica tristes en acompanyament i justets en general.
  • Local còmode.

Totalment d'acord amb la filosofia i reivindicacions del local però per portar-les a terme hem d'estar ben dinats, amb teca, que les banderes no es mengen.

diumenge, 7 d’abril de 2019

CLOUDS RESTAURANT, EN ZURICH Y POR LAS NUBES

Establecimiento: Clouds Prime Tower Zurich
8005 Zurich
Maagplatz, 5
Tfn +41 44 404 30 00
Precio orientativo: 90 CHF
Brunch: 65 CHF + bebidas
Menú diario: 30 CHF + bebidas

Clouds
3,0 - Vistas panorámicas, buena atención.



Cocina internacional en tres espacios diferentes: restaurant, bistro y bar. Ubicado en piso 35 de la Prime Tower. Buena atención. Precios elevados. Un 3 estrellas Pepa Pink.
LOCAL
Acceso:
Accesible
Aparcamiento:
Fácil
Espacio:
Grande (100p)
Distribución:
Amplia
Iluminación:
Buena
Mobiliario:
Sillas
Trona bebè
Limpieza lavabo:
Buena
Secador de manos:
Papel
Cambiador:
Extras:
Crema de manos
PERSONAL
CARTA
Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Clásica

Vinos y cava:
De otras tierras
Otros:
Celebraciones
IDIOMAS
Alemán
Inglés
Francés



Pasamos unos días en Suiza y aprovechamos para visitar a nuestro Martín, en Zurich. No conozco mucho la gastronomía de Suiza, más allá del chocolate o la fondeu así que cuando Martín nos propuso fer un brunch aceptamos sin dudar.
Fuimos al Clouds, ubicado en el piso 35 de la Prime Tower así que podéis suponer que las vistas de Zurich son fantásticas.
Justo delante de la imponente torre de cristal hay un aparcamiento, pero también está bien comunicada por transporte público si esa es tu opción.
Por supuesto es totalmente accesible con un pequeño ascensor hasta el entresuelo, al guardarropa (servicio incluido a los clientes del Clouds) y de allí, otro ascensor de una capacidad de 20 personas te lleva al piso 35 de la torre.

Espacios del Clouds

En el clouds hay tres espacios diferentes: Kitchen restaurant al clásico estilo restaurante, con carta y menú degustación; Bistro, un opción más informal para desayunos, carta menos elaborada y un menú diario de ejecutivo; Bar para cócteles y copas de la tarde/noche con tapas de queso, olivas, hamburguesas y sandwiches.
Estos dos últimos espacios se pueden reservar para eventos privados.
Para los fumadores hay una sala, Smokers lounge, no con las mejores vistas por supuesto, pero al menos te ahorras el paseo en ascensor y el fresquito de la calle.
Además hay una área de juegos supervisada para los niños. Los padres pueden comer tranquilos y los demás, también.


Algunos platos que puedes encontrar en el brunch del Clouds

El brunch se sirve los fines de semana y comienza a las 10:00, nosotros reservamos a las 11:30. Las mesas, con manteles blancos, muy amplias, están dipuestas en el perímetro exterior de la sala dejando la barra con la comida y las cocinas en el interior del edificio, con esta distribución todos los comensales pueden disfrutar de las vistas de Zurich, el lago, el río Limmat, el casco antiguo...
A entrar, a la derecha, está la barra con las elaboraciones distribuidas por zonas. En la primera encuentas un salmón al horno, bandejas con roast beef, vitelo tonato, salmón ahumado, tartar de ternera, tataki de atún... A continuación la zona de platos fríos con diferentes preparaciones de sushi, ostras, lentejas Beluga, gambas cocidas, salpicón de marisco. Sigue la zona de ensaladas con diferentes encurtidos, olivas, tomates cortados, rellenos... lechugas, patatas cocidas...

La barra gira hacia la derecha con una zona de quesos y embutidos bastante apetecible y a continuación llegamos a la zona de colesterol, con salchicas de derentes tipos, bandejas de productos fritos como patatas, huevos, rebozados de pollo...
Sigue otro espacio ocupado con cazuelas de goulash de ternera, pasta, verduras gratinadas... Pero lo mejor es que en esta zona hay un camarero al que le puedes pedir carne asada de cerdo que tiene guardada en la cocina para que se mantenga caliente en todo momento.
Al final de la barra tenemos la fruta, una fuente de chocolate y varios postres de pasteles y cremas.

Por supuesto toda esta barra en forma de L ofrece diferentes salsas para servir a discreción.
En la mesa, junto a la carta de bebidas, aparecen los platos que elaboran por petición ya que de no ser así, perderían calidad. Así tenemos tortilla, huevos a la florentina o benedict y creps.



Cerca de la barra hay una isla central con pan blanco, negro, integral, de semillas o cereales. Todo un paraíso del pan. Y para acompañar al café, diferentes opciones de bollería clásica con croissants, napolitanas de chocolate, caracolas con pasas...

Conclusiones del brunch en el Clouds

Íbamos con las expectivas muy altas, por eso del piso 35 y porque es un restaurante recomendado en la guia Michelín.
Hubo platos que nos gustaron bastante, como la sección de carnes y quesos, o el pan. También los huevos hechos al momento y la carne que tenían escondida nos supieron a gloria.

Sin embargo, la relación calidad/precio la encuentro un poco desorbitada teniendo en cuenta el precio y que solo incluye agua y zumos para beber.
El precio de las bebidas es muy elevado, al menos para mi economía. Una botella de prosecco brut, Crede de Bisol 1542 costó 69 francos y las copas, la de Rioja 14 y la de Bollinger Brut 18 francos cada una.


En global, el #cloudszurich fue una experiencia positiva porque cuando vas con amigos los puntos negativos se relativizan y porque la economía de ellos, que viven allí, es muy diferente a la nuestra y pagan sin miramientos.

Volveremos por Suiza y probaremos otros sitios pero siempre, mesurados en la bebida 😂😂