diumenge, 25 de març de 2018

EL PEIX QUE ES MOSEGA LA CUA, COQUES, CERVESES I VINS

Miscel·lània: BAR de tapes
43001 Tarragona
Carrer del Governador Gonzàlez, 8 
Tfn 977 59 10 55
Preu orientatiu: 13 €
3,0 - Lloc per a grups.





El peix que es mossega la cua és una local de tapes i coques, amb una cuina senzilla i sense floritures, situat a prop del Mercat Central de Tarragona.
Tot fusta i bòtils de vi, amb un sostre baix a la zona del menjador, és un local un punt fosc i, quan està ple, també sorollós així que millor anar en grup i no notaràs tan el xivarri.
La carta té diferents llesques, braves, hamburgueses i algú  plat de xup-xup i planxa, tots a un preu assequible de forma que no és fàcil trobar taula els caps de setmana i la porta acostuma a estar plena de gent fumant amb les copes a la ma.
Vam anar a fer un sopar de grup d'onze persones. Com que era una celebració d'aniversari es va pagar una ronda de begudes i braves por part de la "cumpleañera". La resta va anar així:
Amb una atenció lenta (entenc que el local estava ple) van començar a prendre nota de la comanda. Majoria de coques de diferents noms (i diferents ingredients), una mini-hamburguesa eco (sense foto), uns peus de porc a la brasa molt correctes i bons, i unes braves que faltaven per una part de la taula i que vam esperar i esperar. Ens vam explicar que estaven al forn, que per això trigaven tanta estona. Quan vam arribar van ser una mica "sí però no": les patates estaven com cuites i calentetes del forn, amb pell i tot, molt toves i bones, però la salsa venia tan freda que se les carregava completament. Una maionesa picant en quantitat generosa que anàvem apartant per menjar les patates soles.

Referent a les coques, són a 10 € la unitat, i la majoria amb noms que no recordo i que no donen cap pista de què porten així que has d'anar preguntant a la cambrera que porta cadascuna. En un grup d'onze persones, imagina el temps que porta això... Quan van arribar, més petites del que esperàvem i el farcit bastant justet, sobre tot la de sobrassada, que es deia "coca de sobrassada" i esperes que en porti.




El compte va ser d'un 13 € per persona, opció econòmica per anar en grup a fer un soparet molt informal i amb gresca.

diumenge, 18 de març de 2018

LA TASQUERÍA de JAVI ESTÉVEZ, UNA VUELTA A LA CASQUERÍA

Establecimiento: La Tasquería de Javi Estévez
28009 Madrid
Calle Duque de Sesto, 48
Tfn 914 51 10 00
Precio orientativo: 35-40€

La Tasquería
4,5 - Casquería gurmet.

Cocina de autor con la casquería como protagonista. Local moderno, equipo joven, platillos muy ricos y precios tirando altos. Muy buena atención. Imprescindible reservar. Un 4,5 estrellas Pepa Pink. 1 estrella Michelín 2019

LOCAL
Acceso:
Accesible al comedor
Aparcamiento:
Zona azul/verde
Espacio:
Mediano (40p)
Distribución:
Amplia
Zona de barra
Iluminación:
Bona
Mobiliario:
Sillas
Bancos
Perchas
Limpieza lavabo:
Buena
Secador de manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL
CARTA
Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Cuadro con marco
Vinos y cava:
Españoles
Champagne, cava
Otros:
vermut, cerveza
IDIOMAS
Castellano





Madrid, barrio de Chamberí, uno de los que más presume de castizo en la ciudad y ¿que hay más castizo que la casquería? Pues poco... las rosquillas de San Isidro, las listas y las tontas. Bueno, pero volvamos a la casquería, ese producto olvidado y desechado porque ahora todos podemos comernos el solomillo y no vamos a comprar intestinos, patas, rabos y órganos internos.
Pues mira por donde un xef joven, Javi Estévez, ha decidido darle una vuelta a estos productos desechados y presentarlos en un plato de forma que la niña más pija del barrio de Salamanca se coma una cresta de gallo chupándose los dedos y haciendo instacuquis para compartir. Nos ha engañado a todos, a los amantes de la casquería y a los que no, y ha hecho que  nos comamos la casquería en platos gourmets.
La decoración tiende a lo industrial que ya no es tan novedosa en las grandes ciudades. Mesas de madera combinando con metal y ladrillo visto, como rebelde sin acabar, ya prolifera por los restaurantes de moda, aún así, es cómodo y te sientes a gusto. Los lavabos están en la planta sótano, así que, acceso solamente a zona comedor si tienes limitaciones de movilidad. La atención és fantástica. Ayuda, no agobia y soporta estoicamente las peticiones y preguntas de los comensales.
La carta, enmarcada en una plancha de metal, enuncia tres ingredientes principales del plato para mantener la sorpresa final en su llegada. Lo ideal es pedir un par de platos por persona, si bien atendiendo a su tamaño, algunos són más fáciles de compartir que otros. Fuera de carta acostumbra a haber la cabeza del cochinillo y alguna cosa más. Preguntad al camarero.
Y vamos con los platos. En principio íbamos a ir Santi y yo pero finalmente fuimos 4 personas y creo que es el número perfecto porque así puedes pobrar más platillos y en una futura visita ya puedes dedicarte a un plato entero para ti solo. Al llegar nos sentaron en la mesa redonda, en la que caben unos 6 comensales así que perfecto, comodísimos. El servicio de pan cuestan 3 € pero incluye todo el pan que quieras y además viene con un aceite virgen de un verde espectacular y un sabor increíble, de la variedad Sikitita (cruce de picual y arbequina) creada para cultivo superintensivo.
En la carta abundan los vinos de Madrid, algunos Ribera de Duero y también está el Scala Dei. De entre los Rioja elegimos el Pies Negros, alavés, que se llama así porque se prensa de manera tradicional: con los pies. Sin adjetivos enológicos, solo diré que nos bebimos dos botellas. Si tenéis ocasión, probadlo. Ah! Tambien pedimos agua del grifo, que la echaba de menos.

Nos trajeron unas aceitunas aliñadas y una tapa de lengua ligeramente ahumada con cebollino como aperitivo. Con el pan y aceite estaba de muerte. Empezamos con un paté frío de perdiz, manzana, oloroso. Llevaba higaditos de pollo y el oloroso estaba en la gelatina que lo cubría, fresca, acuosa, perfecta combinación servida con unas tostaditas de pan.
Seguimos con la ternera, 
hígado, ensalada, mostaza, con cacahuetes. Plato fresco más fácil de comer de lo que parece, pero te tiene que gustar el hígado de ternera.
Uno de los platos que más gustó:
tortilla, sesos, hígado de bacalao. Ningún ingrediente tapaba a otro. Equilibrio en los ingredientes y punto de tortilla "baba" nos hicieron disfrutar, bueno, Santi casi que dejó caer alguna lágrima. Como buena tortilla, llevaba patata.

El siguiente, pasando del cordero al cerdo: manitas, alcachofas, cigala. Definitivamente no es para 4, ni para tres. Un plato muy rico, con las manitas en carpaccio, calentito y alcachofas chip, pero como mucho es para dos.
Crestas, langostinos, salsa verde y cortezas de cerdo es uno de esos platos que pocas personas habrán comido en su vida y ahora tienen la oportunidad de hacerlo. Nosotros limpiamos la cazuela con pan. Las cortezas van perfectas con la textura gelatinosa de la cresta.

Fuera de carta estaban los
sesos con mantequilla negra y alcaparras así que ellos tres se decidieron a comerlos y yo me quedé con medio plato de rabitos V.2, anguila, queso. Mientras que los escuchaba saborear y alabar los sesos de cordero yo me deleité con el rabito de cordero torradito, y con el rabo de cerdo hecho lentantamente durante toda una noche que con la salsa siracha y la anguila es un placer para la boca.

Para acabar dejamos el plato más contundente:
callos, pata, morro. Estaba muy bueno pero algún ingrediente ahumado (el chorizo, o el bacon...) no me dejó disfrutar al cien por cien. Es un tema mío con los ahumados intensos, porque por la mesa decían que estaban impresionantes. Lo pedimos con un nivel 3 de picante pero te traen siracha por si quieres potenciar el picante.
Había que rematar y echamos un ojo a la carta de postres. Acabamos con tres sobre la mesa:
milhoja, pitacho, yuzu, bien, con helado de chocolate blanco; limón, merengue, galleta, bastante bueno, pero para mi demasiado dulce; y piña, coco, ron, con Peta Zetas sobre  la espuma de coco, piña en carpaccio osmotizada y helado de ron. El mejor sin duda. La incorporación de los Peta Zetas a la cocina actual es sencillo y tiene un gran resultado. Al menos a mi me encanta 😋
El precio medio ronda unos 35 €, ya depende de lo tragón y bebedor que seas. Nuestra cuenta subió un poco más, a los 39 €.
La Tasquería está en la moda de platos pequeños (a precio no tan pequeño) para que pruebes de todo, mesas sin manteles, postres que no bajan de 6 € y vinos al doble de su precio en tienda (bueno, eso lo hacen en la gran mayoría de restaurates) Aún así sales contento, porque comes a gusto, comes delícias y ves elaboración y trabajo detrás de cada plato. Y equilibrio, las combinaciones nos resultaron acertadas, equilibradas y sabrosas.
Los que hemos comido casquería de pequeños nos alegramos con esta vuelta de la casquería a los restaurantes y los millenials y la generación Z tienen una oportunidad para probar aquello que compraban sus abuelas, pero digo compraban, porque el xef Javi Estévez no lo cocina como lo hacían ellas, le da una vuelta para que puedan volver a la mesa, y ese es su éxito.

diumenge, 11 de març de 2018

SUSHI TAKE AWAY, EL NOSTRE PREFERIT DE TARRAGONA

Establiment: Sushi Take Away, Olga Vinuesa
43003 Tarragona
Carrer Còs del Bou, 9
Tfn 977 24 17 69
Preu orientatiu: 25 €

Sushi Take Away
4,0 - Local petit, gran cuina



Cuina japonesa, sushi, amanides, sopes, cerveses i botiga amb diferents productes per emportar. Local petitó, molt bona atenció, preus correctes. Un 4 estrelles Pepa Pink.

LOCAL
Accés:
Fàcil
Ascensor
Aparcament:
Proper
Espai:
Petit (16 p) Terrassa
Distribució:
Correcta
Il·luminació:
Correcta
Mobiliari:
Cadires
Neteja serveis:
Bona
Assecador de mans:
Paper
Canviador:
No
Extres:
No
PERSONAL
CARTA
Vestuari:
Uniforme
Amabilitat:
Eficàcia:
Presentació:
Tablet
Vins i caves:
De la Terra
Altres:
Cerveses nipones
Sake
Botiga de productes
IDIOMES
Català
Castellà




Aquest petit local està a tocar de la Plaça de la Font, al carrer Cós del Bou. Tan petit que només hi caben una dotzena de persones així que el menjar per emportar és una activitat important i d'aquí el seu nom, Sushi Take Away.
Amb una decoració minimalista, un mostrador amb un assortiment de sushi i una petita barra amb tamborets alts ocupen el primer espai del local. Un passadís ample està ocupat per mitja dotzena de taules i al fons queden la cuina i els lavabos.
L'atenció és propera, amable i disposada a explicar qualsevol dubte o curiositat que trobis a la carta, una carta presentada en una tablet amb la que pots anar marcant els plats que venen de gust, que són molts!! i que varia una mica en funció de la temporada de l'any, amb novetats i noves creacions, mantenint matèries primeres de qualitat com per exemple la tonyina vermella de Balfegó.
Per a nosaltres és el millor lloc on poder menjar sushi a Tarragona per això aquesta és la segona ressenya que publico. L'anterior és del 2013 (la podeu llegir fent clic aquí) i crec que ja tocava tornar a explicar que es menja molt bé i per un preu raonable. 
Vam començar amb un assortiment de nigiris: salmó, tonyinasalmó amb formatge i llobarro. També un eby fry, un llagostí arrebossat i amb maionesa de ponzu que van incorporar a la carta des de que va arrasar a la ruta de la tapa del 2013.

De makis vam demanar el invertit de tonyina i el maki de pollastre. Per acabar, una de les novetats, el maki de foie, que es crema a taula per poder menjar calent i no perdre cap aroma.




No vam prendre postres i el compte total amb aigua i una copa de vi va ser de poc més de 50 € que trobo un preu correcte per la qualitat que menges.
Com és un local petit, sense reserva és difícil trobar lloc però sempre tens l'opció de fer l'encàrrec per telèfon i passar a buscar-lo. Clar que allà has de pagar begudes i el compte puja més que menjar a casa però ara que tenen una instal·lació nova de climatització i la música ambiental és més actual, s'està molt bé!

diumenge, 4 de març de 2018

THE KENNINGTON, CRICKET Y CERVEZAS JUNTO AL OVAL

Establecimiento: The Kennington Pub & Kitchen
SE5 0RS Londres
60 Camberwell New Road
Tfn 020 7735 9990
Precio orientativo: £24

The Kennington
3,5 - Comida casera, local acogedor.

Cocina británica, pub con música en vivo y fiestas temáticas. Local con encanto, con rincón de lectura y juegos de mesa, muy cerca del estadio de críquet The Oval. Buena atención, precios correctosUn 3,5 estrellas Pepa Pink.

LOCAL
Acceso:
Accesible
Aparcamiento:
Fácil
Espacio:
Grande (70p)
Distribución:
Amplia
Iluminación:
Bona
Mobiliario:
Sillas
Bancos
Sofás
Limpieza lavabo:
Buena
Secador de manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL
CARTA
Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Tipo paleta
Vinos y cava:
Internacionales
Otros:
Cervezas
Sidras
IDIOMAS
English





En uno de nuestros paseos por Londres llegamos hasta el Kia Oval (lo de Kia es por cuestiones de patrocinio), el estadio del Surrey County Cricket Club. No es que seamos aficionados a este deporte pero nos resultó curioso visitar esta edificación del 1.845.
Se nos hizo la hora de comer y vimos un pub por allí cerca, con terraza y estufas exteriores, lleno de luces de navidad y adornitos. Nos decidimos a entrar resultó ser un local muy luminoso (no solo por el arbolito navideño), confortable, acogedor y con una atención fantástica.
La planta es una sala abierta, con la barra central y un rincón con sofás en la zona izquierda con estanterias repletas de libros y juegos de mesa que conforman el rincón de lectura. El resto de la sala está amueblada con mesas, sillas de diferentes modelos y tapizados. Unos ventanales enormes le brindan una luminosidad natural que junto con unos clásicos radiadores de hierro hacen el local muy acogedor.

La carta está compuesta de platos típicamente británicos, con opciones vegetarianos y un apartado de platos más ligeros. Añadimos una sidra y una cerveza a la jarra de agua del grifo habitual de las mesas del Reino Unido y nos dispusimos a escoger un par de entrantes y unos platos.
Soup of the day served with bread, que ese día era sopa de tomate, servida con pan de hogaza tostado. La sopa estaba deliciosa, era como una salsa de tomate un poco más fluida. Ya solo por esta sopa mereció la pena la visita al Kennintong. El otro plato fue unos calamares: crispy salt & pepper calamari servidos con ensalada y mayonesa de wasabi. Muy buenos, crujientes y perfecta combinació con la mayonesa picante.
Como plato individual Santi pidió las costillas de cerdo a la barbacoa, BBQ Pork Ribs, con ensalada de col y patatas fritas. Buen contenido pero no tanto el continente, esto de servir en tablas y pizarras es muy bonito pero incómodo a la hora de comer.
Para mi 24 hour slow cooked pulled pork, en formato hamburguesa de pan de brioche y sésamo, cebolla roja aliñada y un cubo gigante de patatas fritas cortadas en gajos. Un plato enorme y riquísimo, el cerdo estaba tierno y jugoso, con un aliño muy sabroso.
Fue totalmente imposible animarnos con los postres, aunque había una tabla de quesos y uva y unos cuantos púdings muy atractivos en la carta. La cuenta, con un 10% de propina añadido, no llegó a los 25 libras por cabeza. Un precio correcto para estar en Londres. Un pub muy bonito, acogedor, con buena atención y una sopa de tomate que bien merece la pena una visita.