diumenge, 8 de desembre de 2013

CASA PUGA, TAPEANDO EN ALMERÍA

Establiment: Taberna Bar Casa Puga
04003 Almería
Calle Jovellanos, 7
Tfn 950231530
Precio orientativo: 8-10€
2€/tapa+bebida

Casa Puga
Corresponsal: María Eugenia Suarez para Pepa Pink
No se me ocurriría ponerle estrellas Pepa Pink, porque está claro que no soy ella, pero sobre 10 le pondría a este bar un 8.5/10. No tiene más nota, no por la comida que considero que es muy buena, si no porque ahora me fijo en cosas como el acceso para discapacitados que sería complicado en este local (por su antigüedad).

LOCAL





Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
No
Espacio:
Pequaño
Distribución:
Estrecho
Iluminación:
Natural
Mobiliario:
Clásico
Cómodo
Sillas
Limpieza_servicios:
Buena
Secador_manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Clásica
Vinos:
Vinos de la Tierra
Vinos de otras tierras
IDIOMAS





Español
Inglés





Este es un bar de solera, de los más antiguos de Almería (abierto como Casa Puga desde 1900) en pleno corazón de la ciudad. En octubre fui a Almería para asistir a un congreso y dentro de las actividades sociales había una ruta de tapas. Hicimos la ruta y a mí el que más me gustó fue la Casa Puga, que esa noche estaba lleno a petar, así que volví al día siguiente para hacer la comida y llenar la barriga antes del vuelo de regreso a Barna, porque ya sabemos que en los aviones la comida no es lo de lo más bueno que hay.
¡Virgen santa! No me equivoqué, era un día de semana y el flujo de clientes era continuo! Encontrar un lugar en la barra era bastante difícil y las pocas mesas que tenía estaban llenas. Enseguida llamé a la Pepa Pink y le pregunté si aceptaba un corresponsal para una de las entradas de su blog y me dijo "adelante" es por eso es que hoy os hago el relato yo.
Siempre que estoy fuera de casa haciendo un viaje, me gusta pedir dos cosas a la gente local, una es que me den información sobre un lugar donde se coma muy bien a un precio razonable (10-15 € / cabeza) y la segunda cosa es qué plato les gusta comer en ese lugar. En esta ocasión, los organizadores del congreso no dudaron en recomendarme que volviera a Casa Puga y como había hecho una cata la noche de antes pues no dudé.
En este lugar, los camareros son los que te preparan las tapas ante tus ojos al momento de pedirlas (excepto los fritos y rebozados que se preparan en la cocina). A mí me atendieron Rafa y Leo. Yo me decanté por la opción de preparación al momento, siguiendo la recomendación de una mujer muy amable que era cliente habitual (¡me sabe fatal no acordarme de su nombre!). Me recomendó tres cosas: "Champiñones", "Riñones a la plancha" y "Asadura", sin embargo como me gusta mucho la morcilla, antes me pedí el "Fundido de Morcilla".

El "Fundido de morcilla" era una especie de paté hecho con el interior de la morcilla (quitando la piel evidentemente). Este paté lo tenían preparado previamente y lo que hace es extenderlo sobre un trozo de pan tostado muy tierno, luego lo tapan con otro trozo del mismo pan y lo pasan por la plancha para darle la temperatura adecuada. Esta tapa la acompañé de una cañita. Una cosa que me llamó la atención era como enfriaban los vinos y el mosto de la casa, era una especie de cajón por donde circulaba agua helada, este sistema tenía pinta de existir desde hacía un montón de años! Seguro que existe desde la fundación del bar.


La siguiente tapa, fueron los champiñones, sublimes! Cogen los champiñones frescos y los pasan por la plancha regándolos abundantemente con aceite de oliva extra virgen y añadiendo sal en escamas. ¿Cómo algo tan simple puede estar tan bueno? Sinceramente, ¡son los mejores champiñones que me he comido en mi vida! Textura, punto de cocción y temperatura ideales, es lo que tiene trabajar con ingredientes de primera calidad. Esta tapa también la acompañé con una cañita.

Después pedí los "Riñones a la plancha ", no soy muy de estas cosas, pero además de la recomendación de la clienta habitual, mientras me comía las dos tapas anteriores, veía como ésta salía de manera constante, así que me armé de valor y la pedí. ¡Señor, que buenos! Una de las cosas que más me desagradan de las vísceras es su textura, pero estas estaban tiernas y jugosas, como los champiñones. También las preparaban con aceite de oliva extra virgen, pero le añadían una mezcla de especias y sal que no me quisieron explicar (secreto de la casa).
Como ya llevaba 3 cañitas en menos de ½ hora, y tenía que coger un avión, para la última tapa pedí mosto, siguiendo el ejemplo de un policía local que comía en la barra. La asadura era un estofado de ternera muy, muy tierno , con el toque de especias y picante justo como para no saturar la lengua. Esta cuarta la pedí, porque también veía que tenía mucha salida, y estaba buenísima pero estaba tan llena (las raciones son muy generosas para el estándar catalán) que no la pude terminar!



¿Adivinad cuánto pagué por estas 4 tapas + bebidas? Pues 8 €, ¡qué bien!
Por lo tanto, la relación calidad/precio es insuperable y puede ser comparable perfectamente al bar El Solet de Tarragona.

Gracias María Eugenia por hacer de corresponsal de Pepa Pink en Almería. Tendremos en cuenta tu recomendación cuando viajemos por tierras andaluzas.

Cap comentari:

Publica un comentari