diumenge, 14 de desembre de 2014

NUEVO HORNO DE SANTA TERESA, UN COCIDO SUBLIME CON UN TRATO GENIAL

Establecimiento: Nuevo Horno de Santa Teresa
28004 Madrid
Calle de Santa Teresa, 8
Tfn 913 08 05 90
Precio orientativo: 30€

Nuevo Horno de Santa Teresa

Al lado de la iglesia de Santa Bárbara, cocido madrileño en tres vuelcos, callos, rabo de toro, torrijas... Cocina con cariño y de primera. Un 5 estrellas Pepa Pink con alguna observación.

LOCAL





Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
Dificil
Espacio:
Mediano_(40p)
Aire acond. Calefacción
Distribución:
Buena
Iluminación:
Buena
Mobiliario:
Clásico
Cómodo
Sillas
Trona infantil
Limpieza servicios:
Buena
Secador manos:
Aire
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Clásica
Vinos:
Vinos de la Tierra
Vinos de otras tierras
IDIOMAS





Español






En el barrio de Justicia, casi tocando a Chueca está la calle Santa Teresa y allí había un horno que hacía pan. Un día se movió unos portales, cambió la artesa por las ollas y se bautizó como Nuevo Horno de Santa Teresa. Lola lleva este restaurante con una alegría, amabilidad y profesionalidad estupendas, ella y el resto del equipo te hacen sentir como en casa.
Aunque hay restaurantes que sólo sirven cocido cuando se celebra la La ruta del cocido madrileño, no es el caso del Nuevo Horno de Santa Teresa, así que reservé mesa para 11 personas (cocido para 9). Cuando llegamos puntuales Lola nos recibió con unos aperitivos: una crema de berenjena, unas aceitunas y un pan inevitable.


No hay menú específico para niños pero se adpatan así que mi sobrinillo pidió una tortilla francesa con jamón y luego un entrecot. A mi hija no le gusta el cocido así que eligió una ensalada de borujas y también entrecot. La boruja es una planta de invierno, que crece en aguas tranquilas y limpias, de sabor parecido a los berros, y muy consumida en la cocina avulense.
El cocido madrileño se sirve en tres vuelcos acompañado de guindilla, cebolleta y salsa de tomate con comino. Le añadimos unas botellas de Muriel Reserva 2008, D.O. Rioja. Un vino rubí, elegante y largo en boca que combina perfectamente con el cocido.
Primer vuelco: la sopa. Estaba riquísima. El caldo era intenso pero sin pasarse, los fideos perfectos. Aquí és donde se ponen las guindillas y la cebolleta, si quieres... Dejan la sopera en la mesa para que te sirvas a placer. Cuando se acabó la primera sopera, pedimos más.
Segundo vuelco: los garbanzos y las verduras. Aquí también puedes poner guindilla y cebolleta pero se añade la salsa de tomate. Los garbanzos (castellanos) estaban perfectos. Las verduras reglamentarias: patata, zanahoria y repollo. Aquí hay una observación: a las patatas más grandes les faltaba un puntito de cocción.
También llegó el relleno, muy diferente de otros cocidos como la escudella catalana o el cocido murciano en el que es carne picada aderezada. En el madrileño es miga de pan con huevo, ajo, perejil y, opcionalmente, tocino. Es dificil hacer un relleno que no quede como un mazacote y tengo que decir que este estaba jugoso, blandito y delicioso. Y para colmo, Lola nos seguía preguntando si queríamos más bandejas de verdura o soperas con garbanzos.
Mi madre no quería comer garbanzos, estaba esperando a la carne, le gusta todo junto. Y yo no quería comer más sopa ni garbanzos porque sabía lo que vendría. Así que acabamos pidiendo que trajeran el tercer vuelco antes de acabar con la panza llena de garbanzos. 
Tercer vuelco: la carne. Un festival que demostró el origen del buen sabor de la sopa. Morcillo, gallina, chorizo, jamón, morcilla, tocino y huesos de caña. Tuve que contenerme para no comerme todo el tocino ni los huesos de caña.
Mi cuñada Aída me miraba raro hasta que los probó y tuvimos que pedir otro plato de huesos. ¡Parecía una zombi chupando huesos!
Después de repetirle a Lola que NO queríamos más de nada, nos decidimos a reposar 5 minutos e ir a por los postres. En Madrid ¿qué puedes pedir que no sean torrijas??? Pues bombón de higo... Y acabamos con las torrijas, los tocinos de cielo, los bombones de higo y la tarta que habíamos traído para celebrar el cumpleaños de mi sobrino. 

Como dice mi hermano un cocido "con sabor excepcional y cantidades pantagruélicas".

Tan solo observar que no hay lavabo para minusválidos y no me gusta lo del seca-manos por aire. Son manías mías...

La cuenta salíó a unos 32€ por cabeza, que teniendo en cuenta que se puede repetir de todo y que nos invitaron a los cafés, me pareció más que razonable. La próxima vez a ver si soy capaz de reservar un poco más de panza para el tercer vuelco. O quizá me decida a probar el rabo de toro, pero está claro que yo vuelvo!

4 comentaris:

  1. Si que heu anat lluny aquesta setmana, eh?

    La Mare de Déu! Quin festival... És la copia de la nostre escudella, però amb alguna variació que varen fer per no dir que ens havien copiat... ;-) Fora conyes, és un plat per gaudir si tens la sort de trobar un lloc a on la preparin bé, com sembla ser aquest que heu anat a parar. I la cua de bou, és un plat que has de tastar allà, si o si.

    I si mai has de tornar i vols recomanacions de llocs clàssics, fes-m´ho saber que tinc família per aquell poble.

    Salutacions!

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. hahaha, agrairé les teves recomanacions, però un dels meus defectes és que jo sóc d'aquell poble :-)
      A veure si a la propera faig una entrada del cocido maragato.
      Ja estic desitjant que arribi el Nadal que me voy a comer unas bravas y oreja castizas y de las ricas!!!

      Salut!

      Suprimeix
  2. Com m'agraden aquests plats clàssics....!!. I els "huesos de caña", ne vegis...

    Soc dels que és mengen un osso buco, esperant la part final del moll de l'os.

    I una de les darrers estades a París, encara recordo un plat en un bistró de "Os à la moelle rôtis à la fleur de sel", que no deixa de ser un plat d'os de canya, però que em va quedar enregistrat a la memòria.

    Ja em perdonaràs per fer spam a l'estil dels blocs de cuina que posen "muy rico, pero yo lo hago asin"... i just després del "asin" posen el link.... Doncs jo faré igual per un dia. Mira això... el del bistó AOC: http://cuinairestaurants.blogspot.com.es/2012/04/alguns-bistros-de-paris.html

    Salut!!


    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Altra clàssic madrileny és la "gallina en pepitoria", que no es troba gaire i que m'encanta. Si tens ocasió, tasta'l.

      Oh, la France!!! Vaja pinta que feien aquells ossos, encara que jo em centro en l'ànec i el foie quan hi vaig.

      Salut!

      Suprimeix