diumenge, 25 de setembre de 2016

SHEARS YARD, COMIENDO SUNDAY ROAST EN LEEDS

Establecimiento: Shears Yard
LS2 7EH Leeds
11 -15 Warf Street
Tfn 0113 2444 144
Precio orientativo: £22

Shears Yard Restaurant

Cocina británica, puding de Yorkshire y "Sunday roast". También tienen cerveza Estrella. Local cómodo y actual. Precios correctos, menos las bebidas. Muy buena atención. Un 3 estrellas Pepa Pink.

LOCAL





Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
Fácil
Espacio:
Grande (70p)
Aire acond. Calefacción
Distribución:
Buena
Iluminación:
Buena
Mobiliario:
Cómodo
Sillas
Limpieza_servicios:
Buena
Secador manos:
Aire
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Tipo paleta
Corta
Vinos:
-

IDIOMAS





English






Leeds, situado en el condado de Yorkshire, fue un importante centro comercial, a principios del s. XIX se contruyó un canal que abastecía de carbón las ciudades de Liverpool y Manchester y posteriormente, con la construcción del ferrocarril y la revolución industrial la ciudad creció hasta engullir a las pequeñas villas que la rodeaban. Actualmente la economía de Leeds está basada en el sector servicios y el canal ha pasado a ser una atracción turística. Su estación de trenes es la tercera más importante del Reino Unido y su crecimiento comercial la situa como el segundo centro financiero de la isla. Un dato curioso: en Leeds se instaló el primer semáforo automático de todo el Reino Unido, en 1928.
Nuestro amigo Pedro está allí porque Leeds actualmente es una importante ciudad universitaria y tal y como está el trabajo por aquí, pues toca emigrar, así  que fuimos a hacerle una visita y en vez de llevarnos a ver el semáforo, nos llevo a ver el canal y las esclusas, a tomar unas pintas en las terracitas sobre el río Aire y a comer un puding de Yorkshire en un restaurante de la zona The Calls.
El local es diáfano, con acceso para sillas de ruedas, muy luminoso, de ladrillo visto y mobiliario de madera en tonos claros. Sin manteles, mesas amplias, sillas cómodas, te ponen una jarra de acero inoxidable llena de agua con hielo picado a la vez que pides las bebidas. Yo pedí sidra y los chicos cerveza, por cierto, hay Estrella.
Habíamos venido a por el puding de Yorkshire así teníamos claro el plato. Por teléfono nos confirmaron que tenían el Sunday roast (asado del domingo, ya ves, en otras ciudades es paella, aquí, asado) así que decidimos los primeros y asado de cerdo y de ternera como plato principal.
Para compartir pedimos English asparagus, trigueros acompañados de pomelo, jersey royals (una variedad de patata británica, tipo "patata nueva"), ajo negro y yema trufada. Delicioso el plato, ese punto amargo-ácido-dulce del pomelo es curioso pero la yema trufada en el fondo es espectacular.

El plato de hand cut chips with alioli fue un poco decepcionante. Las patatas muy ricas, pero el alioli nada conseguido. Claro que cuando llevas fuera de casa mucho tiempo y ves un plato con alioli te lanzas a pedirlo...
Los platos de asado llegaron. Uno de slow roast pork belly, lo que es un asado lento de panceta, con patatas, verduras de temporada, el puding de Yorkshire y la salsa gravy. Muy rico y aunque yo hubiera puesto menos verdura y más carne. :-)
Y la versión con ternera, 12 hour roasted Sykes house farm beef sirloin, con los mismos acompañamientos y también muy bueno, pero que me hubiera comido un poco más de carne y menos verdura. El puding de Yorkshire, blandito y suave, es un bollito que me encanta de la cocina británica.
No tomamos postre, preferimos ir a una de las terrazas sobre el río y tomarlo allí con un café. La cuenta fue de poco más de 62 libras, unas 20 por persona, que para ser un restaurante británico no esta mal. Los platos tienen un precio correcto, donde sube la cuenta es las bebidas, como siempre: una sidra 
£4.90; una pinta de cerveza £4.20. Está claro que hay que beber agua del grifo y el por qué de las borracheras que se ven por Salou.
Nos encantó el tour que nos hizo Pedro y volveremos a visitarlo y hacernos una foto en el semáforo de Bond Street.

4 comentaris:

  1. I jo que pensava que la gastronomia d'allà no valia un pet... No pinta pas malament. He d'anar (espero que aquest mateix any o el vinent) i et demanaré que em facis una guia complerta de restaurants de Londres i rodalies.

    Salutacions!!

    ResponSuprimeix
  2. A Londres tens tot tipus de cuines, fins i tot classificades per barris. Aquest no és uns dels millors Sunday roast que he menjat però no estava pas malament i com que el bloc no el tinc de sempre... Ja em diràs per on aniràs perquè a Escòcia hi ha uns "sheperd's pie" (pastís de pastor) amb ronyons que són deliciosos.

    Salut!

    ResponSuprimeix
  3. Jo quan he estat per allà, no m'he preocupat massa del menjar.... I he menjat el que he pillat.... De Londres els millors records són els xinesos del barri del mateix nom i altres coses orientals... Però quan estic en aquests països (Escòcia, Dinamarca, Suècia, Finlàndia... ), acabo perdent la gana, fins el punt de que em fa mandra fer àpats...

    Aquest que mostres, pinta bé... i ara mateix m'apuntaria, però a la que passen els dies, perdo l'afició a menjar, cosa que aquí (ni tampoc a Itàlia ni a França) no em passa mai....

    El dia que em vulgui aprimar, ja sé on he d'anar... :)

    Salut!!

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Doncs com le deia al Jordi, a Londres pots trobar totes les cuines del món. Jo si m'aprimo a London és per qüestió de butxaca ;-)

      Salut!

      Suprimeix